Tienda escolar saludable

2012 - presente

Contexto

Esta experiencia se desarrolla en la Institución Educativa Empresarial Cerro Alto. Se encuentra ubicada al nororiente del Departamento del Cauca, en el municipio de Caldono, en el corregimiento de Cerro Alto, a 7 km de la cabecera municipal y a 76 km de Popayán, la capital del departamento.

Autores: Jimena Hurtado, Karoliset Delacruz, María Jimena Herrera y Mónica Cristina León


Presentación

Tienda Escolar Saludable es una propuesta que surge de un proyecto de investigación. En él se preguntaba a la comunidad estudiantil del municipio de Caldono por los productos y comidas de la región para responder a la pregunta ¿por qué nuestros abuelos vivían tanto y eran tan sanos? A partir de allí, cuentan sus autoras, “consultaron por varios días con sus abuelos, con la comunidad y en algunos libros, las recetas que antes se preparaban con estos alimentos”. Resultado de todo ello surge, no solo la publicación de una cartilla con todas las recetas antiguas sino un proyecto más ambicioso: la Tienda Escolar.

Se trataba, por supuesto, de generar y fortalecer economías propias, fundamentadas en las tradiciones y en defensa de ellas pero sobre todo de ofrecerle a las y los estudiantes un espacio de construcción colectiva y comunitaria “donde se generan lazos de confianza que, no solo les permiten defender su territorio y su cultura, sino que además les ayudan a tener ideas de negocio y hacer frente al mercado laboral, sin recurrir a los cultivos ilícitos o hacer parte de grupos armados al margen de la ley.” La formación de competencias en torno a distintos tipos de saber está presenta en la Tienda. Allí aprenden a trabajar en equipo, a formar las capacidades de liderazgo, a valorar tareas de cuidado y preparación de los alimentos, frecuentemente asignadas a las mujeres. En palabras de sus autoras, “construyen pensamiento no machista”. Pero en la Tienda los estudiantes también mejoran su rendimiento académico. Hay allí un tablero. Mientras se cocina o se limpia, algunos van explicándole a otros los ejercicios de física o matemáticas. Las profes ayudan. Una genuina comunidad de aprendizaje. Y una excelente muestra de imaginación pedagógica.

En medio de la permanente invitación a vincularse a la guerra o a raspar coca en la zona cocalera del Cauca, la Tienda Escolar despunta como una opción para evitar la deserción escolar pero también, para generar múltiples emprendimientos productivos entre sus estudiantes y comunidades. Más allá del trabajo en torno al alimento, estas pequeñas grandes acciones les muestran a los estudiantes alternativas distintas a la guerra. La paz no es sólo ausencia de balas, “algo tan pequeño y tan gigante como el alimento y la semilla nos permite ampliarnos y entender que de estas acciones podemos construir paz, dar opción a los estudiantes para que se empoderen, para que entiendan que no son objetos que se pueden poner en un punto determinado, pero sobre todo para que entiendan que son sujetos que pueden construir, tener y tejer sueños” puntualizan sus autoras.

Presentation

The Healthy School Store is a proposal that stems from a research project. The student community of the municipality of Caldono was asked about the products and food of the region with the aim of answering the following question: why did our grandparents live so long and were so healthy? The authors say that, » for several days they checked with their grandparents, with the community and looked up the recipes in some books that were previously used to prepare these foodstuffs.» The result was not only the publication of a primer with all the old recipes but a more ambitious project: The School Store.

It was, of course, about generating and strengthening their own economies, based on traditions and in their defense, but above all, about offering students an opportunity for collective community construction “where bonds of trust are generated that not only enable them to defend their territory and their culture, but also help them to develop business ideas and face the labor market without resorting to illicit crops or becoming part of illegal armed groups.» The training of skills regarding different types of knowledge is present in the Store. There they learn to work as a team, to form leadership skills, to value tasks regarding the care and preparation of food, frequently assigned to women. In the words of the authors, «they build non-macho thinking.» But at the Store, students also improve their academic performance. There is a black board and while cooking or cleaning, some of them explain physics or math exercises to others. The teachers help. A genuine learning community. And an excellent display of pedagogical imagination.

In the midst of the permanent invitation to join the war or to scrape coca in the coca-growing area of Cauca, the School Store stands out as an option to avoid school dropouts but also to generate multiple productive enterprises among its students and communities. Beyond working with food, these small, big actions show students different alternatives to war. Peace is not only the absence of bullets; “something as small and as gigantic as food and seeds lets us grow and understand that through these actions we can build peace, give students the option to empower themselves, to understand that they are not objects that can be placed at a certain point, but above all, to understand that they are individuals that can build, have and weave dreams ”, their authors point out.

 

Línea de tiempo de la experiencia (línea del pálpito)

Se empieza la investigación sobre lo que comían los abuelos

2012

Los padres de familia manejaban la Tienda

2012

Se producía basura por uso de envases desechables

2012

La investigación influyó en la alimentación familiar

2012

Cambiar los hábitos alimenticios de comida chatarra fue difícil

2012

La Tienda pasó a estar a cargo de los estudiantes

2015

Se dudó que los estudiantes lograran poner en marcha el proyecto

2015

Se notó el compromiso de los estudiantes

2015

Se dejó de vender mecato en la Tienda

2015

Se decidió cambiar los productos cada tres meses

2015

Los estudiantes llegaban tarde a clase por hacer labores de la tienda

2015

Empezó a haber unión y compañerismo

2015

La Tienda quedaba lejos de la planta de alimentos

2015

Mejoró el rendimiento académico

2015

La Tienda era muy pequeña

2015

Los estudiantes diseñaron nuevas estrategias de venta

2015

Se empezó a socializar en diversos lugares el proyecto de la Tienda

2016

Desestigmatización de la hoja de coca

2016

Los estudiantes sintieron que tenían demasiado trabajo

2017

Se presentó el proyecto en la Universidad del Cauca

2017

Sobraban alimentos y se pierdían

2017

Empezó a surgir entre los estudiantes un orgullo por ser del campo

2017

Se viajó a Bogotá para socializar el proyecto en Corferias

2017

Hubo intercambios de saberes con niños de la Guajira y Bogotá

2017

Se participó en el congreso gastronómico de Popayán

2017

A veces los estudiantes sentían miedo al exponer

2017

La música empezó a ser parte fundamental de la Tienda

2017

Se inició el proyecto de la huerta

2017

Se empezó a hacer jornadas de concientización de los alimentos saludables

2017

Los estudiantes dieron talleres en otros colegios

2018

El trueque se vuelve una práctica común

2019

A veces vuelve la estigmatización de la hoja de coca por eventos del contexto

2019

Se empezó a desarrollar una muestra empresarial

2019

Se hizo una investigación más profunda de la hoja de coca como ingrediente

2019

Los egresados recuerdan y admiran el proyecto

2019

Fuimos al evento "Abramos la lonchera"

2019

Hablamos del proyecto en Cicaficultura

2019

Se empiezó a hacer un evento simbólico con la entrega de las llaves de la Tienda

2020

Se empezó a vender más frutas en la Tienda

2020

Pandemia Covid-19

2020

Los estudiantes este año solo vivieron un mes la experiencia de la Tienda

2020

Los estudiantes cocinaron en sus casa las recetas aprendidas durante la época de la pandemia

2020

Hitos de la experiencia:

hitos positivos | hitos negativos
Más detalles de la experiencia
"Transformación de la hoja de coca y su re-significación: lo que más nos gusta de estos espacios para compartir saberes, es que mucha gente se da cuenta de la importancia de los productos locales, y de por qué debemos conocerlos mejor. Para dar un ejemplo, la Tienda escolar abre espacios para dar a conocer la hoja de coca en profundidad. La hoja de coca no es mala en sí misma, es una planta con infinitas posibilidades. Y aunque desafortunadamente es conocida por otra cosa y ha ganado mala fama, con ella se pueden hacer alimentos deliciosos y nutritivos. Además, de que es una planta de la región".

«Con este proyecto queremos promover prácticas para re-significar y dignificar el alimento, y a través de este valorar la tierra, luchar por el medio ambiente, fortaleciendo las economías propias, que les permitan a nuestros jóvenes tener ideas de negocio y puedan hacer frente al mercado laboral, sin tener que recurrir a los cultivos ilícitos o a ser parte de grupos al margen de la ley.»

«El lugar de la Tienda: los espacios se nos quedan pequeños, cada vez vendemos más, cada vez hacemos más productos; lo que empezó en un lugar escondido hoy está en un lugar importante de la institución».

"Con los y las estudiantes se trabajan diferentes aspectos para mejorar y así poder sacar la tienda adelante y no desatender las labores académicas. Madrugar hace parte fundamental de este proceso, y también el trabajo en equipo, para turnarse los roles. Poco a poco aprenden así a hacerse responsables tanto de la tienda como de lo académico".

Experiencia seleccionada dentro del proyecto “Construyendo paz desde los territorios: sistematización de experiencias educativas en los espacios de reincorporación” de la Universidad de los Andes, la Universidad de Antioquia y la Universidad Autónoma Latinoamericana.

Proyectos relacionados