Doris Elena Salazar Hernández y Marleny del Socorro Silva

La paz es un juego en el que todos somos protagonistas, en el que es necesario que todos cooperemos para poderla alcanzar. En el juego de la paz necesitamos manos abiertas, manos dispuestas para ayudar, para entregar, para soportar, para trabajar juntos, para transportar las acciones de paz.